Cueva de Altamira Patrimonio de la Humanidad Fotos Turismo España
Pictures Gallery Spain Tourism Photos
Cueva de Altamira Patrimonio de la Humanidad
       

 

 

       

Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España

Bien cultural inscrito en 1985 con el nombre de "Cueva de Altamira" en Cantabria

Ampliado en 2008 para incluir otras nueve cuevas de la misma región, así como cinco de Asturias y tres del País Vasco.

Localizaciones en:

Asturias
:
Cabrales: Cueva de la Covaciella.
Candamo: Cueva de la Peña.
Peñamellera Alta: Cueva de Llonín.
Ribadedeva: Cueva del Pindal.
Ribadesella: Cueva de Tito Bustillo.

Cantabria:
Camargo: Cueva de El Pendo.
Puente Viesgo: Cuevas del Monte Castillo (El Castillo, La Pasiega, Las Chimeneas y Las Monedas).
Ramales de la Victoria: Cueva de Covalanas.
Ribamontán al Monte: Cueva de La Garma.
Rionansa: Cueva de Chufín.
San Felices de Buelna: Cueva de Hornos de la Peña.
Santillana del Mar: Cueva de Altamira.

País Vasco:
Aya (Guipúzcoa): Cueva de Altxerri.
Deva (Guipúzcoa): Cueva de Ekain.
Cortézubi (Vizcaya): Cueva de Santimamiñe.

La cueva de Altamira está situada dentro del territorio de Santillana del Mar, Cantabria (España), cerca de la capital municipal.

En ella se conserva uno de los ciclos pictóricos más importantes de la Prehistoria. Pertenece a los períodos Magdaleniense y Solutrense, dentro del Paleolítico Superior. Su estilo artístico constituye la denominada escuela franco-cantábrica, caracterizada por el realismo de las figuras representadas. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985.


Las pinturas de Altamira

Localización - Santillana del Mar (Cantabria)

Datación - Su realización data del año 12.000 a. C.

Pigmentos empleados
La pintura está hecha con pigmentos minerales ocres, marrones, amarillentos y rojizos, mezclados con aglutinantes como la grasa animal. El contorno de líneas negras de las figuras se realizó con carbón vegetal. Se aplicaron con los dedos, con algún utensilio a modo de pincel y en ocasiones soplando la pintura a modo de aerógrafo.

Tratamiento del volumen
Aprovechan el relieve natural de la roca y a veces la modelan interiormente para dar un efecto de volumen y movilidad.

Tratamiento del movimiento
El relieve de la cueva y el raspado de ciertas zonas aporta a las imágenes gran movilidad y expresividad.

Iconografía
Las representaciones rupestres de Altamira podrían ser imágenes de significado religioso, ritos de fertilidad, ceremonias para propiciar la caza o puede interpretarse como la batalla entre dos clanes representados por la cierva y el bisonte.

La cueva de Altamira
Es relativamente pequeña, tiene 270 metros de longitud. Presenta una estructura sencilla formada por una galería con escasas ramificaciones. Se definen tres zonas: la primera está formada por un vestíbulo amplio, iluminado por la luz natural y fue el lugar preferentemente habitado por generaciones desde comienzos del Paleolítico Superior. La segunda es la gran sala de pinturas polícromas, apodada «Capilla Sixtina del Arte Cuaternario». Finalmente, existen otras salas y corredores en los que también hay manifestaciones artísticas de menor trascendencia.

El animal más representado es el bisonte. Hay 16 ejemplares de diversos tamaños, posturas y técnicas pictóricas. Se observan junto a caballos, ciervos y signos tectiformes. Los artistas de la cueva de Altamira dieron solución a varios de los problemas técnicos que la representación plástica tuvo desde sus orígenes en el Paleolítico. Tales fueron el realismo anatómico, el volumen, el movimiento y la policromía.

La sensación de realismo se consigue mediante el aprovechamiento de los abultamientos naturales de la roca que crean la ilusión de volumen, la viveza de los colores que rellenan las superficies interiores, rojo, negro, amarillo, pardos, y la técnica del dibujo y del grabado, que delimita los contornos de las figuras.

El Bisonte encogido es una de las pinturas más expresivas y admiradas de todo el conjunto. Está pintado sobre un abultamiento de la bóveda. El artista ha sabido encajar la figura del bisonte, encogiéndolo, plegando sus patas y forzando la posición de la cabeza hacia abajo. Todo ello destaca el espíritu de observación naturalista de su realizador y la enorme capacidad expresiva de la composición.

La gran cierva, la mayor de todas la figuras representadas, tiene 2,25 m. Manifiesta una perfección técnica magistral. La estilización de las extremidades, la firmeza del trazo grabado y el modelado cromático le dotan de un gran realismo. No obstante, acusa, en su factura algo pesada, una cierta deformación. Seguramente originada por el cercano punto de vista del autor. Debajo del cuello de la cierva aparece un pequeño bisonte en trazo negro.

El caballo ocre, situado en uno de los extremos de la bóveda, fue interpretado por Breuil como una de las figuras más antiguas del techo. Este tipo de póney debió de ser frecuente en la cornisa cantábrica; pues también le vemos representado en la cueva de Tito Bustillo, descubierta en el año 1968 en Ribadesella. Es muy posible que sea de la misma tipología que el representado en la cueva alcarreña de Los Casares.

Para poner fotos de Cueva de Altamira
 
De interés:
Lugares turísticos con encanto:
Servicios turismo recomendados:
España - Fotos de Turismo y Viajes - Fotos de zonas con encanto, temas de interés Turístico, Cultura y Tradiciones - Photos gallery Tourism images
Inicio spainCenter.org | Turismo Castilla La Mancha | Alimentos | Agricultura | Turismo España | Turismo Mundial

Belleza | Educación | Artesanía | Construcción | Motor | Profesionales | Inmobiliarias | Decoración | Cuchillos | Moda | Deporte | Bodegas Vinos
Empresas Destacadas | Empresas b2b y b2c | Albacete | España | Spain Pictures Gallery Tourism Photos | Quiénes somos | Aviso Legal

Publicidad, marketing y promoción de turismo, zonas geográficas, sectores de negocios y empresas
spainCenter@spainCenter.org